75-01.01P08-01.1097-1587-20806-0305-1181-95

El entorno del espacio habitado, el espacio público y privado se crea, condiciona la vida del individuo, está lleno de significados.

Como arquitectos somos responsables de sus formas, del análisis de sus programas, de sus espacios, debemos ser capaces de aportar ese “algo más” a esa comunidad, pública o privada, a ese entorno donde se desarrolla la actividad que buscamos.

En la creación de esos espacios, la consideración de la escala humana es vital, ya que ella y su dimensión condiciona la vida de los individuos, así como la naturaleza que queremos aportar a ese futuro entorno habitado.